Inequidades y retraso en el ingreso: Los obstáculos en la estrategia de residencias sanitarias

Inequidades y retraso en el ingreso: Los obstáculos en la estrategia de residencias sanitarias

junio 15, 2020 Desactivado Por El Siete

La desigualdad en la infraestructura, la demora en los traslados, la falta de hospedajes en algunas comunas y la dificultad de acceder a habitaciones para los funcionarios de salud, son algunas de los desafíos que tendrá que abarcar la nueva hoja de ruta de la autoridad sanitaria.

María Luisa Cisternas/ Radio U de Chile.

 El 27 de marzo el Ministerio de Salud inauguró las residencias sanitarias como una medida estratégica en el sistema de respuesta contra la diseminación de la pandemia del coronavirus en nuestro país. No obstante, la medida ha contado con diversas dificultades en cuanto está sujeta a los resultados de los test PCR, que han registrado demoras importantes en su procesamiento y confirmación, entre otras críticas que se suman a la fecha.

La medida, cuyo propósito es garantizar un aislamiento transitorio para quienes registren COVID positivo -o bien, quienes hayan mantenido un contacto estrecho con una persona enferma y que no requieran hospitalización, siendo requisito además, no contar con las condiciones para realizar el aislamiento en los propios hogares, ya sea por problemas de hacinamiento o por convivir con población de riesgo.

Para esos efectos, el Minsal habilitó un teléfono de atención y direcciones de correos de las redes de salud regionales, a través de las ya desbordadas Seremis, para coordinar el traslado hacia estos hospedajes. Pero ese proceso, que debería efectuarse dentro de lo inmediato, ha llegado a demorar hasta dos días en el mejor de los escenarios. Así lo ha podido constatar el presidente de la Confederación Nacional de Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud (Fenpruss), Aldo Santibáñez.

“En algunas regiones ha sido más complejo que otras. La región Metropolitana es una situación de lo más complejo que hay, pero además hemos podido revisar y observar que el traspaso de las personas, si bien en algunos lugares es expedito, se demora más de lo que debería. Estamos hablando hasta dos días entre que se oficia a la Seremi y la llegada de estas personas, por lo tanto, hay entre 24 a 48 horas en que esta persona debe quedarse en su casa donde, probablemente, pone en riesgo al resto de sus integrantes”, explicó el titular de la Fenpruss.

Por otro lado, suscita un problema relacionado con la administración de las residencias. Si bien existen algunas gestionadas por entes privados, como Espacio Riesco y la inaugurada a principios de junio en el Hotel Enjoy de la región de Valparaíso, otras son manejadas en una corresponsabilidad del Minsal con los municipios. En esos casos, la infraestructura de los hospedajes, así como los servicios que proveen, están condicionados a las diferencias de ingresos entre los gobiernos locales.  Una inequidad transversal a la emergencia sanitaria y de la que dio cuenta el vicepresidente de la Confederación Nacional de Funcionarios y Funcionarias de Salud Municipal (Confusam), Esteban Maturana, recogiendo el episodio que protagonizó el alcalde Joaquín Lavín al ingresar a una de las residencias en la comuna de Las Condes. Así, confirmó que en algunos lugares de la RM, la realidad sería totalmente diferente a la mostrada por Lavín.

El histórico dirigente de la salud primaria fue muy crítico, también, con la cobertura mediática que desató la decisión del jefe comunal gremialista, acusándolo de usar la situación para hacer campaña política: “Pareciera ser más una campaña presidencial, que una forma de comunicar que, en su comuna, están dadas las condiciones para recibir personas en las residencias, incluido el propio alcalde”, sostuvo el dirigente de la Confusam. Sin embargo, describió que esta no es una situación que se replique de igual forma en otras zonas de la capital. “Esto no ocurre en las comunas de la zona poniente del gran Santiago, ni en la zona sur, ni la zona norte, donde está concentrada la pandemia, donde está viviendo la mayor parte de la población y que es, por supuesto, la gente más vulnerable y la que no tiene la capacidad de poder hacerlo. Claramente, las residencias sanitarias es un eje más en que la política del Gobierno que ha resultado en un rotundo fracaso y las cifras actuales con doscientos fallecidos diarios, dan cuenta de eso”, criticó Maturana. Asimismo y dentro de otros elementos que interfieren en la efectividad de la medida, desde la Confusam atribuyeron la tardanza de los resultados en los test PCR como otro condicionamiento en el proceso de ingreso a las habitaciones, “considerando que la demora puede alcanzar hasta tres semanas”.

 “El ministerio de Salud, que ha contratado hoteles para poder practicar el aislamiento de las personas que no están en condiciones en sus propios domicilios, requieren que una persona tenga el test PCR con resultados positivos. Como ya sabe el país, tenemos una demora de una, dos y hasta tres semanas de retraso en la entrega de los resultados. En ese tiempo la persona no puede ser trasladada a una residencia sanitaria, sigue viviendo en su domicilio y, por supuesto, se transforma en un riesgo de contagio para su familia, o las personas que estén alrededor de ella”, explicó el vicepresidente del gremio más importante de la salud municipal. Según el último registro sobre la capacidad de estos recintos, el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, informó de 12.121 cupos habilitados para ingresar a las habitaciones, de un total de 131 recintos en todo el territorio nacional. No obstante a este hecho, existen ciudades cuyas residencias ya se encuentran colapsadas- como es el caso de Antofagasta- mientras otras comunas aún no disponen de estas viviendas transitorias. Bajo ese último caso, los habitantes contagiados o con sospecha de contagio, deben emprender un traslado a hospedajes muy distantes, repercutiendo en un eventual aumento en la diseminación del virus.

Es el caso que denunció el alcalde de Melipilla, Iván Campos, en conversación con Diario y Radio Universidad de Chile. Campos exigió al Gobierno una residencia sanitaria en la provincia, cuyos establecimientos de salud han superado el colapso de su capacidad de resolución. “Queremos que la autoridad sanitaria instale residencias sanitarias en Melipilla. Hoy día (los pacientes) se trasladan a Santiago, pero es necesario que tengamos una residencia aquí, a lo mejor no solo para la comuna, a lo mejor para la Provincia de Melipilla, pero nos tenemos que hacer cargo de la realidad de hoy día”, dijo el alcalde asegurando que insistirán hasta que la autoridad central los escuche.