Muere Mónica Echeverría: Una mujer imprescindible

Su fallecimiento fue confirmado la noche del viernes y causó un gran pesar en diferentes actores culturales y políticos.

Este viernes falleció la escritora y dramaturga Mónica Echeverría Yáñez a sus 99 años. La también profesora había visto debilitada su salud hace algún tiempo por un accidente cerebro vascular. Mónica Echeverría estuvo casada con el ex alcalde de La Reina y rector de la Universidad Católica, Fernando Castillo Velasco. Fue una importante defensora de los derechos humanos durante la dictadura e integró el movimiento Mujeres por la Vida durante aquella época. Entre sus obras destacan Antihistoria de un luchador de 1993, que aborda la biografía sobre el sindicalista Clotario Blest, también otros libros como Difícil envoltorio o Crónicas vedadas.

Además de Cara y sello de una dinastía, que narra la historia de la familia de Agustín Edwards, y también Krassnoff, arrastrado por su destino, y Yo, Violeta, biografía de la artista nacional Violeta Parra. En entrevista con Diario y Radio Universidad de Chile en 2018, la escritora señaló: “Mi vida está plagada de grandes fracasos y grandes éxitos”. “Mientras mi cerebro me dé fuerzas y lo pueda utilizar, necesito hablar. Si no doy una entrevista, escribo. No tengo miedo de decir lo que siento. Trato de que los años no me pesen”, agregó entonces.

Respecto del movimiento feminista en Chile, la dramaturga comentó que “todavía tiene que moverse para conquistar realmente el poder, porque no hay duda de que ahora hay muchos más puestos de mujeres en lugares importantes, pero todavía hay bastantes leyes injustas que hay que modificar en relación con el matrimonio, en relación a la capacidad de la mujer”.

“También se debe adquirir el poder político. No es que estemos tan mal como era a principios del siglo, pero sí todavía nos falta dar algunos pasos más. Soy optimista y creo que el hecho de que las mujeres salgan a la calle y que muestren de lo que carecen todavía me parece bastante importante”, agregó.

Consciente de que se acercaba el fin, solicito que, como último gesto de compromiso y apoyo a las movilizaciones sociales, su ojo derecho fuera cubierto con un parche, en homenaje a las víctimas de lesiones oculares ocurridas durante estas protestas.

Su muerte causó pesar en el mundo cultural y político, desde donde diferentes actores lamentaron su fallecimiento.