177 años de la Universidad de Chile: Rector Vivaldi llama a “cuidar” el plantel

En una actividad efectuada en la Casa Central de la institución, el rector Ennio Vivaldi indicó que, ante el contexto de precarización de la educación pública, es importante valorar el trabajo de la casa de estudios. Al mismo tiempo, indicó que iniciará una agenda interna con el objetivo de acortar la brecha existente entre los funcionarios y funcionarias de la entidad.

Bajo el lema, “Con Chile”, la entidad reconoció con una medalla rectoral a los investigadores y artistas que, durante 2019, fueron distinguidos como Premios Nacionales, entre ellos, Marcos García de la Huerta, Premio Nacional de Humanidades y Ciencias Sociales; Ramón Griffero, Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales; Mónica González, Premio Nacional de Periodismo; Eduardo Vilches, Premio Nacional de Artes Plásticas; y María Victoria Peralta, Premio Nacional de Educación.

En esa línea, el profesor Marcos Huerta Izquierdo valoró el reconocimiento efectuado por la Universidad, indicando que con el gesto, el plantel evidencia que estos galardones son parte de un “éxito institucional”. Durante la ceremonia, el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, realizó un extenso discurso para destacar la labor del plantel en el contexto de las movilizaciones que vive el país. Respecto de ello, valoró el trabajo que distintos organismos han efectuado para colaborar con la comunidad, entre ellos, la Cátedra de Derechos Humanos de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones y la Defensoría Jurídica de la Facultad de Derecho.

Asimismo, indicó que, desde su origen, la Universidad ha defendido valores como el pluralismo y el servicio público, por lo que llamó a continuar trabajando de acuerdo a aquellos postulados, sobre todo, en un contexto de precarización de la educación pública.

“Debemos, primero y sobre todo, cuidar a la Universidad de Chile. Es demasiado importante para Chile. Como cada generación ha sabido hacerlo, tenemos una responsabilidad en preservar esta institución irremplazable por su pluralismo, por su compromiso y por su vocación de servicio. Debemos valorar el que esta Universidad continúe siendo la primera del país, muy especialmente si esto se ha logrado en medio de un esfuerzo por desmantelar la educación pública en los demás niveles”, dijo.

Nuestra Universidad es parte del Estado chileno, por lo tanto no es pieza al servicio de ningún dueño en el ajedrez de la política. No es ni dócil ni antagónica con los gobiernos democráticamente elegidos. Es intelectualmente autónoma y pronta a sinergias con el resto del Estado”. En tanto, el rector reconoció los esfuerzos por colocar en la agenda pública temas como las vulneraciones a los derechos humanos, el calentamiento global y la transición energética. No obstante, indicó que la Universidad debe aventurarse en un debate que cada vez está más presente: la integración de áreas como la cultura, la ciencia y la tecnología.

“Debemos promover reformas estructurales en el contexto del Estado que aumenten significativamente la inversión en ciencia, tecnología y cultura, y logre también que las empresas aporten de manera relevantemente en estas materias”, puntualizó.

Hacia una agenda interna

Por otro lado, la autoridad universitaria sostuvo que la institución implementará una agenda interna con el objetivo de disminuir las brechas existentes ente los funcionarios y funcionarias de la casa de estudios. Dicho programa contempla un salario ético mínimo y un sueldo máximo.

“La agenda nacional por un nuevo acuerdo social nos impulsa a acelerar y robustecer nuestra agenda de equidad interna. El encuentro universitario recogerá también la expectativa de reducir nuestras desigualdades y promover relaciones respetuosas y solidarias en nuestra comunidad”, sostuvo. “Confiamos en que prontamente acordaremos un conjunto de derechos sociales que protejan la situación de los trabajadores a honorarios y aseguren derechos, tales como los asociados con la maternidad”, recalcó.

Durante la actividad, también se manifestó un grupo de estudiantes, quienes rechazaron el proceso constituyente impulsado desde los partidos políticos. De acuerdo a ello, llamaron a la institución a transformarse con el objetivo de procurar un espacio democrático y de diálogo.